5.-Proteínas

Los ácidos orgánicos son cadenas hidrocarbonadas que terminan en un grupo –COOH. Cuando en otro extremo de la molécula existe un grupo NH3 se denominan aminoácidos . Estos pueden formar cadenas más largas al enlazar un grupo –COOH de unos de ellos con un –NH3 del siguiente lo que se denomina uniones peptídicas que dan origen a los péptidos. Los péptidos pueden agregarse en estructuras más complejas formadas por varios o muchos de ellos, los polipéptidos o proteínas, al ser estructuras muy alargadas sufren enrollamientos o plegamientos que se mantienen fijos por uniones laterales entre ellas, en forma de puentes de hidrogeno –H- o sulfuro –S-.

Las proteínas simples pueden formar estructuras aún más complejas al asociarse con sustancias no proteicas , grupos prostéticos, dando lugar a los prótidos o proteínas complejas.

Tres cuartas partes del contenido sólido corporal son proteínas, siendo los aminoácidos la unidad elemental de las mismas.

5.1.-Rutas de las proteinas

5.1.1.-Procedencia de los aminoácidos.

  . La dieta aporta proteínas que son degradadas por la digestión, los aminoácidos resultantes son absorbidos por el intestino desde donde son transportados vía hemática portal al hígado

  . Las propias proteínas plasmáticas aportan aminoácidos para su reutilización, para ello precisan ser captadas por los macrófagos tisulares, en cuyos lisosomas son liberados dichos aminoácidos.

  . Síntesis, el organismo puede obtener por este procedimiento muchos de ellos: glicina, alanina, serina, cisteína, ácido aspártico, ácido glutámico, asparagina, glutamina, tirosina y prolina . Pero hay también aminoácidos que al no ser sintetizables por el organismo humano, han de obtenerse necesariamente de la dieta y se denominan:

Aminoácidos esenciales: triptófano, metionina, fenil-alanina, valina, leucina, isoleucina, treonina, lisina, arginina, histidina.

5.1.2.-Destino de los aminoácidos.-

  . Síntesis de proteínas específicas por los ribosomas de las células especializadas de cada tejido, órgano o aparato.

  . Uso energético de los excedentes, principalmente por el hígado. Este proceso comienza con la desaminación o transaminación que requiere piridoxal fosfato (B6) como coenzima terminando finalmente en la producción de NH3 y alfacetoácios. El primero va al ciclo de la ornitina para expulsarse en forma de urea, los segundos tienen un uso energético directo en el ciclo de Krebs o un uso energético indirecto a través de la gluconeogénesis (aminoácidos glucogénicos) o la cetogénesis (aminoácidos cetogénicos).

La carencia de un aminoácido esencial acarrea la imposibilidad de sintetizar determinadas proteínas, desviando el uso de los restantes aminoácidos que la compondrían a un uso obligatoriamente energético.

Los aminoácidos no se almacenan como tales han de usarse para síntesis proteicas o producción de energía. Por el contrario si se almacenan las proteínas en los tejidos. De ellas unas lo hacen con carácter irreversible, por ejemplo nucleoproteínas, colágeno o mioglobina, sin que pueda disponerse de las mismas para otros usos.

Las llamadas proteínas intercambiables, se almacenan en los lisosomas de las células tisulares y puede disponerse de ellas para un uso energético en caso de inanición en la que se usan primeramente los aminoácidos del plasma y después las proteínas tisulares intercambiables.

Todos los días se pierden de forma obligatoria 20-30 g de proteínas que lógicamente deben reponerse con la dieta. El suficiente aporte calórico en forma de carbohidratos y lípidos previene el uso ineficiente de proteínas intercambiables o aminoácidos destinados a síntesis e importantes funciones celulares y que de faltar los primeros tendrían que ser derivadas a un uso meramente catabólico.