3.3.-Requerimientos de nutrientes y agua

Las proteínas son fundamentales para la reposición del material plástico y para mantener la masa muscular. En ningún caso se deben sobrepasar los 2 gr/kg de peso corporal y día, y desde el punto de vista energético deben aportar del 10 al 15%. Debe evitarse todo tipo de excesos de proteínas, tan usuales entre los deportistas, porque no sólo no producen ningún beneficio, sino que ocasionan inconvenientes graves:

•          Aumentan el trabajo hepático, con producción de NH3 que se procesa por el ciclo de la ornitina y del que se derivan la urea y creatinina, y producción así mismo de alfacetoácidos para su procesamiento metabólico.

•          Aumentan el trabajo renal, para eliminar el exceso de urea producido por el hígado.

Los hidratos de carbono deben aportar más del 50% de la energía de la dieta y ser fundamentalmente complejos (almidón) y en muy pequeñas proporciones glúcidos simples, no más del 20% de la energía total de la dieta. Las dietas hipoglucídicas facilitan la fatiga, favorecen el que se deplecionen los depósitos de glucógeno y que se produzca cetosis por una inadecuada utilización de los lípidos.

Por lo que se refiere a las vitaminas, los requerimientos para deportistas son parecidos a los de los individuos sedentarios. El consumo de suplementos vitamínicos no parece producir efectos positivos respecto del consumo suficiente de vitaminas en la dieta equilibrada.

No es necesario insistir en la importancia de mantener una adecuada hidratación para el equilibrio metabólico, pero si es hay que recordar que su importancia es aún mayor durante el metabolismo de ejercicio para compensar las importantes pérdidas que durante el mismo se producen.