2.-Recuerda

La Inmunidad innata o natural está presente al nacer, siendo la primera línea contra los microorganismos invasivos. Sus características son: está presente de por vida, no es específica, carece de memoria y no cambia de intensidad con la exposición. Es útil frente a microorganísmos piogénicos, hongos y parásitos multicelulares e incluye tres componentes: 1) fisicoquímico: piel, mucosas, secreciones y cilios, que efectúan un lavado y una limpieza continua, 2) humoral: complemento, lectina de unión al manano y opsoninas adicionales como la proteina C reactiva y las enzimas proteolíticas y 3) celulares: neutrófilos, eosinófilos, mastocitos y linfocitos natural killer.

La Inmunidad adquirida: se adquiere como parte del desarrollo, aumenta con la edad y con exposiciones repetidas, tiene especificidad y memoria por lo que se la denomina adaptativa. Sus componentes son los anticuerpos y las células (linfocitos) y protege frente a bacterias (incluidas las que producen infecciones intracelulares), virus y protozoos. En general las respuestas inmunitarias innata y adquirida no se activan independientemente sino que se complementan entre sí. Las células dendríticas juegan un papel muy importante para unir la inmunidad innata y la adaptativa. El resultado final de la producción de una u otra respuesta Th influirá en activación de los linfocitos B y en la maduración del resto de células fagocíticas.