2.-La termorregulación

Se define la TERMORREGULACIÓN como un complejo sistema encargado de mantener constante la temperatura (Tª) del medio interno. Dicho sistema se puede considerar constituido por tres componentes:

1. VÍAS AFERENTES TERMOCEPTIVAS: distintos tipos de sistemas de recogida de información térmica que la dirigen hasta los centros de integración.

2. CENTROS DE INTEGRACIÓN: centros coordinados encargados de integrar la información térmica aferente, elaborar un juicio sobre la situación de la temperatura corporal, y emitir respuestas que o bien modifican la Tª corporal (aumentándola o reduciéndola) o bien la mantienen intacta.

3. VÍAS EFERENTES TERMOEFECTORAS: distintos tipos de sistemas que permiten elevar o reducir temperatura corporal según el dictado de los centros reguladores.

Dicho sistema de termorregulación se basa en la interrelación y cooperación de varios sistemas aparentemente independientes entre sí: sistema nervioso, sistema inmunitario, sistema cardiovascular, sistema muscuolesquelético, tejido adiposo, sistema endocrino, piel y anejos…

A) Vías aferentes termoceptivas:

Básicamente recogen dos modalidades de información: de naturaleza FÍSICA o QUÍMICA.

1.    Los RECEPTORES FÍSICOS son sensibles a las variaciones de la Tª local. Estos receptores están distribuidos de manera amplia principalmente en la piel, el sistema cardiovascular (especialmente cavidades cardíacas y grandes vasos) y en los órganos nobles de la economía (riñones, hígado, pulmones…). Además, las neuronas de los centros integradores-coordinadores también presentan estos receptores.

Independientemente de su localización, estos receptores captan variaciones de Tª local en esas localizaciones, y trasmiten dicha información de modo centrípeto vía nervios periféricos hasta llegar a los centros reguladores.

2.    Los RECEPTORES QUÍMICOS son sensibles a ciertas moléculas, tanto de origen exógeno como endógeno. Estos receptores se encuentran distribuidos en los nervios periféricos (tanto somáticos como viscerales), y se postula si pueden encontrase también en las neuronas de los centros integradores-coordinadores.

Las sustancias químicas capaces de estimular estos receptores químicos se pueden clasificar en dos grupos: los PIRÓGENOS y los CRIÓGENOS.

Los PIRÓGENOS son aquellas moléculas cuya presencia es capaz de provocar una modificación en los centros reguladores tal que elevan la temperatura corporal. Se dividen según su origen en:

a)    EXÓGENOS: generalmente forman parte de la estructura de microorganismos infecciosos, siendo su paradigma el LPS( lipoproteinsacárido) de las bacterias gramnegativas.

b)    ENDÓGENOS: son las citoquinas inflamatorias, principalmente las citoquinas IL-1, IL-6, TNFalfa y el INF gamma.

Los CRIÓGENOS son aquellas moléculas cuya presencia es capaz de provocar una modificación en los centros reguladores tal que reducen la temperatura corporal. Dentro de los criógenos encontramos: alfaMSH, corticoides, ACTH, TSH, neuropéptido Y, bombesina…

Independientemente de su origen, estos receptores químicos pueden llevar su información a los centros reguladores de varias maneras (figura 1):

a)    Pueden difundir directamente a través de la barrera hematoencefálica (BHE) y estimular a las neuronas de los centros reguladores.

b)    Pueden estimular receptores de nervios periféricos esplácnicos y somáticos, y desde ellos llegar vía centrípeta a los centros reguladores.

c)    Pueden estimular a otras células del organismo, que en respuesta a ello activan la vía de la fosfolipasa A2 para generar ácido araquidónico, y la de la ciclooxigenasa para sintetizar a partir de este último PG E2. Esta prostaglandina es otra señal química que puede atravesar la BHE y es captada por las neuronas de los centros reguladores.

Fig. 1

B) Centros integración-control:

Los centros de control y regulación de la Tª no están representados solamente por la clásica región del hipotálamo anterior; en la actualidad se sabe que forman parte de sistema de control central las siguientes estructuras: la región preóptica del hipotálamo anterior (sigue siendo la más importante): sensible a señales de calor, la región hipotálamo posterior: sensible a señales de frío, el sistema límbico, la sustancia reticular del tronco, los ganglios del sistema nervioso (SN) autónomo.

La teoría más aceptada en actualidad postula que dichos centros actúan como una unidad cuyas funciones son las siguientes: Integrar toda la información termoceptiva periférica para obtener composición global de Tª corporal y comparar dicha estimación de la Tª corporal con el NIVEL DE TERMOSTATO.

El concepto de termostato es útil si se entiende como una intervalo estrecho de Tª para el que las reacciones metabólicas del organismo se llevan a cabo de modo óptimo. De modo que la misión del sistema de termorregulación es adecuar la Tª corporal a dicho termostato del modo más fiable posible.

1.    Si existen diferencias entre la Tª real (Tª obtenida por mediciones de receptores periféricos) y la Tª teóricamente correcta (termostato), activa mecanismos efectores para modificar la Tª real y hacerla coincidir con la teórica.

El balance final de la integración de las señales térmicas puede ser el siguiente (figura 2):

1) Tª CORPORAL < Tª TERMOSTATO: Se activan los mecanismos efectores para elevar la Tª corporal hasta llegar al termostato. Es decir: AUMENTA TERMOGÉNESIS + REDUCE TERMÓLISIS.

2) Tª CORPORAL > Tª TERMOSTATO: Se activan los mecanismos efectores para reducir la Tª corporal hasta llegar al termostato. El decir: REDUCE TERMOGÉNESIS + AUMENTA TERMÓLISIS.

Fig. 2

C) Vías eferentes termoefectoras:

C.1.- Mecanismos de termogénesis:

  a) Aumento de la tasa metabólica basal:

    - Secreción hipotálamo-hipofisaria que aumenta la secreción de tiroxina y cortisol.

    - Activación del SN simpático y médula suprarrenal que libera catecolaminas.

Ambos tipos de sustancias actúan a nivel celular aumentando el consumo de oxígeno y glucosa, acelerando la fosforilación oxidativa. Como en toda reacción química, una parte de la energía química que se libera en la combustión se pierde en forma de calor.

  b) Contracciones rítmicas involuntarias del músculo esquelético (tiritona):

    - Activación SN simpático y médula suprarrenal que libera catecolaminas.

    - Sistema nervioso periférico.

Los movimientos rítmicos de la célula muscular esquelética suponen también una pérdida de energía en forma de calor.

  c) Aumento de la lipólisis en el tejido graso multiloculado (grasa marrón).

  d) Búsqueda consciente de lugares de refugio calientes, comidas copiosas, inducción a la actividad física.

C.2.- Mecanismos de termólisis:

  a) Vasodilatación cutánea: aumenta aflujo sanguíneo hacia la dermis, lo que permite eliminar calor hacia el medio externo por mecanismos de: convección, conducción y radiación.

  b) Aumento de la sudoración: pérdida de calor por evaporación de la película de sudor.

  c) Taquicardia: aumenta el flujo sanguíneo hacia dermis para eliminar calor.

  d) Taquipnea: aumenta evaporación de agua que humedece vía respiratoria lo que disipa el calor.

  e) Búsqueda consciente de lugares fríos, contacto con sólidos y líquidos fríos (pueden captar más calor), comidas ligeras y poca actividad física.