2.6.-Manifestaciones Clínicas

La hipofosfatemia y la depleción de fosfatos pueden producir manifestaciones en diversos órganos y sistemas que fundamentalmente derivan de dos tipos de fenómenos: por una parte, alteración del metabolismo óseo y mineral; por otra, disminución de la disponibilidad de ATP dentro de las células y descenso del 2-3 difosfoglicerato eritrocitario con posible hipoxia tisular.

-        Hueso: La repercusión ósea más característica es el raquitismo u osteomalacia hipofosfatémicas.

-        Riñón: disminución de la reabsorción tubular de calcio, provocando hipercalciuria, que puede provocar litiasis renal. A la hipercalciuria contribuye un aumento de la entrada de calcio en sangre, debida a que la hipofosfatemia determina un aumento de la síntesis de 1.25(OH)2vitD y un aumento de la reabsorción ósea.

-        Músculo: La hipofosfatemia puede provocar miopatía proximal, con elevación de la CK. En casos severos puede provocar rabdomiolisis, que al liberar fosfato intracelular puede ocultar la hipofosfatemia. Ésta queda de manifiesto una vez pasada la destrucción muscular. Rara vez puede afectar al diafragma y miocardio provocando insuficiencia respiratoria y cardiaca. También puede afectar a la musculatura lisa con disfagia e íleo.

-        Sistema Nervioso: Es posible una encefalopatía metabólica , con crisis comiciales y coma.

-        Hematologicas: Si es inferior a 0.5 mgr/dl puede provocar hemólisis.