2.2.-Manifestaciones Clínicas:

Las manifestaciones clínicas de la hiperfosfatemia derivan fundamentalmente de la formación de sales de fosfato cálcico, lo que tiene dos consecuencias: en primer lugar, la precipitación de las sales en los tejidos blandos y en segundo lugar el consumo de calcio y consiguiente hipocalcemia.

La hipocalcemia es tanto más grave cuanto más brusca e intensa es la hiperfosfatemia. Es especialmente marcada en el síndrome de lisis celular y cuando se administra un exceso de fosfato, por ejemplo en forma de enema.

La calcificación de los tejidos blandos tiene lugar, sobre todo en el sistema vascular, lo que provoca mayor incidencia de eventos cardiovasculares y un aumento de mortalidad cardiovascular.

Otras manifestaciones clínicas incluyen las indicadas en la tabla 10.

Musculoesqueléticas

Tetania, debilidad, calambres

Gastrointestinales

Nauseas y vómitos, anorexia

Sistema Nervioso Central

Crisis comiciales, deterioro nivel de conciencia

Cardiovasculares

Arritmias, prolongación QT, calcificación vascular, calcifilaxis

Tabla 10: Manifestaciones clínicas de la hipocalcemia.