1.-Metabolismo en el ayuno

1.1.-Introducción

Cuando nuestro cuerpo está perfectamente alimentado, el aporte calórico normal se basa en tres principios inmediatos: glúcidos (azúcares e hidratos de carbono), lípidos (grasas) y proteínas, junto con las sales minerales y las vitaminas. Una vez asimilados a través del aparato digestivo se producen los siguientes cambios metabólicos postprandiales: hiperglucemia, hipertrigliceridemia, aumento de los ácidos grasos libres circulantes, modificaciones hemodinámicas y aumento del estrés oxidativo.

Como respuesta, ante el aumento de glucemia con la comida, el organismo incrementa la síntesis y secreción de insulina, al tiempo que disminuye la de glucagón, para restaurar la normoglucemia a través de dos mecanismos: Disminuyendo la producción de glucosa hepática al disminuir la glucogenólisis y la gluconeogénesis; e incrementando la metabolización periférica de glucosa en el músculo esquelético (glucogengénesis muscular) y en el tejido adiposo (uso de la glucosa para fabricar glicerol, que se usará en la producción de triglicéridos que se almacenan). También se favorece el anabolismo lipídico y proteínico, y el exceso de glucosa se almacena en forma de glucógeno en el hígado, mediante la glucogenogénesis.

Sin embargo, en el estado postabsortivo (4 a 6 horas tras la ingestión de una comida) o en el ayuno, que se define como la situación metabólica que se produce habitualmente por la mañana, tras permanecer sin comer durante 10 a 14 horas por la noche, se invierten los cambios metabólicos postprandiales antes citados, tendiendo a la hipglucemia y el organismo tiene que echar mano de sus reservas para obtener la energía necesaria para sobrevivir. Ya en 1915 Benedict realizó la primera experiencia controlada en un individuo que ayunó treinta y un días. Posteriormente se han realizado varios estudios de dietas hipocalóricas, la evolución del ayuno en huelguistas y en ensayos de experimentación animal, entre otros.

En la siguiente tabla se muestra la distribución de las reservas energéticas en el ser humano:

 

Reservas energéticas en forma de

 

Glucosa/glucógeno

Grasas (TAG)

Proteínas movilizables

Sangre

60

45

0

Hígado

400

450

400

Cerebro

8

0

0

Músculo

120000

450

24000

T. adiposo

80

135000

0

Según las evidencias, el ayuno no es un proceso estático ni homogéneo, sino que va evolucionando a medida que se prolonga en el tiempo, poniéndose en marcha unos mecanismos metabólicos adaptativos. Así dependiendo de la duración, se pueden distinguir las alteraciones metabólicas de las primeras cuarenta y ocho horas y las que ocurren en los días siguientes e incluso semanas. No siendo esta situación equiparable a la observada en la anorexia nerviosa, en la desnutrición secundaria a infecciones, tumores o situaciones de estrés y en las enfermedades intestinales o inflamatorias, pues en estas situaciones hay mediadores diferentes a los del ayuno.

La principal prioridad en el ayuno es que no falte glucosa al cerebro y eritrocitos que son dependientes de la glucosa. El músculo tras agotar rápidamente las reservas de glucógeno propio, usará sus grandes reservas de triglicéridos y ácidos grasos obtenidos de ellos, incluso los cuerpos cetónicos, antes de recurrir al peligroso uso de sus propias proteínas y aminoácidos que tendría su símil en la familia que arruinada, quema su mobiliario para calentarse en invierno.

De forma resumida, los procesos que tienen lugar a consecuencia del ayuno, tendrían la siguiente cronología:

- Primeras 24-48h: Consumo glucosa circulante y almacenada. Disminución de glucemia e insulina, aumento de glucagón, inicio de neoglucogénesis hepática, con proteólisis muscular y movilización de triglicéridos del tejido adiposo que serán descompuestos por lipólisis, el glicerol obtenido se procesa al ser introducido como sustrato de la glucolisis y los ácidos grasos sufren su fragmentación sucesiva en acetilos c-c (betaoxidación mitocondrial) aptos para su introducción en el ciclo de Krebs de la misma forma que los acetilos provenientes de la glucolisis o algunos aminoácidos..

- A partir del tercer día: se frena el ciclo de Krebs (fuente principal de ATP) debido a la carencia del oxalacetato que se está usando para la neoglucogénesis con la finalidad de que no falte glucosa al cerebro, hay consumo principal de lípidos. Los acetilos que no pueden usarse en el ciclo de Krebs son exportados a la sangre desde el higado como acetoacetato (cadena de 2 acetilos o 4 carbonos) para cubrir las necesidades energéticas del miocardio y 1/3 de las necesidades cerebrales. Duración 40 días para un hombre de 70 Kg y 1,70 m de altura. Las proteínas se consumen los primeros días para la neoglucogénesis, luego se intentan ahorrar, mediante este consumo alternativo de acetoacetato, para evitar el deterioro que conlleva el basar el suministro energético en el uso de proteinas de gran valor.

. El cerebro comienza a usar cuerpos cetónicos (acetoacetato) para adaptarse totalmente a las semanas del ayuno y así ahorrar las proteínas.

-       Última etapa donde se han agotado las reservas y se consumen las proteínas imprescindibles para la vida, con el riesgo que eso conlleva. El cerebro ya se ha adaptado al consumo de cuerpos cetónicos, pero al ser insuficientes estos precisa de la neoglucogénesis consumidora de proteinas.

  Todo lo descrito para el ayuno en una persona previamente sana, cobra una especial importancia en el enfermo, que por múltiples mecanismos podrá tener limitado el aporte de nutrientes. También puede tener modificadas sus demandas metabólicas respecto a una situación basal y dificultados según su patología los posibles mecanismos correctores para el normal funcionamiento de los procesos de obtención de energia y las imprescindibles síntesis biológicas.

 La consecuencia de todo lo referido es que debemos mantener una especial atención a las necesidades nutritivas durante la enfermedad, especialmente cuando esta es prolongada. No es raro que absortos en el proceso diagnóstico y el tratamiento de la patología fundamental, descuidemos la atención nutricional comprometiendo con ello los resultados finales que es lo que en definitiva importa.