1.-Introducción

El normal funcionamiento de las células, tejidos y órganos, de la vida animal, tiene lugar por medio de reacciones químicas. Unas fabrican o sintetizan productos indispensables (anabolismo), otras son las encargadas de producir la energía necesaria para todos los procesos y lo hacen mediante la degradación de sustancias energéticas y liberación de la misma en condiciones adecuadas para su uso (catabolismo).

Aunque desde el nacimiento disponemos de reservorios donde se almacenan estas sustancias energéticas, su consumo permanente hace imprescindible que sean repuestas continuamente mediante su aporte desde el exterior (nutrición o alimentación).