1.-Bases fisiopatológicas

La misión del aparato cardiovascular consiste en transportar oxigeno, elementos nutritivos y moléculas esenciales a los tejidos y retirar de ellos los productos de desecho. Para ello existe una circulación pulmonar, con un lecho vascular de baja resistencia y alta capacitancia especializado en el intercambio de gases, y una circulación sistémica, con múltiples lechos vasculares, de alta resistencia, especializado en el aporte de oxígeno y nutrientes, y retirada del anhídrido carbónico y productos metabólicos de deshecho. Cada sistema dispone de una bomba impulsora alojadas en un único órgano, el corazón, sometidos a un control local y neurohormonal coordinado.