1.5.-Precauciones previas a la lectura de la muestra

Como la velocidad de sedimentación globular varía de paciente a paciente, en función de la enfermedad de base y valor del hematocrito, hay que agitar la muestra antes de su introducción en el lector.

El volumen de sangre contenido en el extremo distal de la jeringa (0,5 ml) debe ser desechado, ya que puede haberse contaminado con el aire ambiental.

La mayoría de los gasómetros actuales están provistos de un sistema de corrección automática en función de la temperatura corporal del paciente. En caso de que no se disponga, hay que tener en cuenta que la hipertermia, tiende a elevar los valores de pO2 y pCO2, y a disminuir el pH; mientras que la hipotermia tiene el efecto contrario. La temperatura de los gasómetros suele ser de 37º C, cuando el pacientes tiene una temperatura que oscila entre 35ºC y 39º C, la corrección no es necesaria por su escasa transcendencia clínica, Aunque existen controversias. De no ser así, y si el gasómetro en cuestión no dispone de un sistema automático de corrección, se usará la fórmula propuesta por Severinghaus: